LA FORMACIÓN Y EDUCACIÓN DE LAS PERSONAS, CLAVES PARA LA SEGURIDAD VIAL, SEGÚN LOS PROFESIONALES DEL SECTOR

ISVIAL Seguridad Vial Inter CISEV

(Imágenes: CISEV y Asociación Española de la Carretera)

Esta semana ISVIAL ha estado en Madrid en el I Inter CISEV (el V si contamos todos los CISEV), el foro nacido del Congreso original y que pretende servir para abordar en cada edición un tema concreto en el ámbito de la Seguridad Vial. Nuestra empresa no ha querido perderse esta cita que ha servido como punto de reencuentro con otros profesionales del sector de nuestro país y del otro lado del Atlántico.

En esta primera edición, la propia organización ha querido resumir el encuentro en una frase: Hablar de Seguridad Vial es hablar de personas. Y es que este Inter CISEV ha estado centrado en el factor humano de la circulación, que junto con la Infraestructura y el Vehículo forman los 3 ejes sobre los que convergen el tránsito.

No en vano, el foro se ha presentado con el título “Capacitación, educación y formación vial: Claves para lograr los objetivos del Decenio”, teniendo como tema principal la capacitación de los profesionales implicados en el tránsito y en la educación y reeducación de todos los colectivos sociales.

Así, el I Inter CISEV ha querido apuntar en 3 direcciones concretas a la hora de señalar a los principales protagonistas del factor humano implicado en el tránsito: las instituciones, los colectivos profesionales, y los usuarios.

Y es que todos los asistentes al Congreso han coincidido en la necesidad de convertir la Seguridad Vial en política de estado, señalando como uno de los puntos prioritarios la implicación de las instituciones públicas, no sólo a la hora de establecer un marco regulador común en los estados iberoamericanos –que permita luchar con eficiencia contra las malas prácticas y las irregularidades en materia de circulación– , sino también a la hora de constituir organismos fuertes capaces de llevar a cabo políticas sólidas en el campo de la Seguridad Vial.

 También la capacitación de los colectivos profesionales se ha revelado como imprescindible dentro de un marco efectivo de reducción de siniestralidad. La propia María Seguí, directora la de la Dirección General de Tráfico española, apuesta por la formación entre los “tomadores de decisión”, como los responsables políticos, los profesionales sanitarios e incluso los empresarios. En este sentido, cobra especial importancia la Seguridad Vial Laboral, en el punto en el que el sector privado debe implicarse como el resto de la sociedad y jugar un papel protagonista ya que las empresas son testigos directos de la siniestralidad en la carretera, por la pérdida de competitividad y, sobre todo, por la salud de sus trabajadores.

Por último, María Seguí también defendió una “educación vial continuada” que implique a todos los rangos de población, no sólo a los que optan a obtener el permiso de conducir. A este respecto, la directora de la DGT quiso remarcar la necesidad de reeducar y reciclar a los adultos con mayor experiencia al volante, y capacitar a los docentes para que, a su vez, puedan desarrollar actividades de educación vial en las escuelas.

Diferencias entre España y América Latina

Las distancias en el desarrollo de la Seguridad Vial entre España y los países de América Latina, han quedado patentes en este Inter CISEV al abordar hechos como que organismos de seguridad vial como la DGT española, –que cuenta con décadas de existencia y están totalmente asumidas por la sociedad– apenas llevan implantándose unos años en la región latinoamericana.

ISVIAL Manuel Castillo Elena de la Peña

Nuestro director, Manuel Castillo con Elena de la Peña, de la Asociación Española de la Carretera y organizadora del evento

María Seguí remarcó, por ejemplo, la efectividad de la política de exámenes teóricos y prácticos para obtener el permiso de conducir, y que ha servido para reducir la siniestralidad en los jóvenes de entre 18 y 24 años. Y es que la formación de los conductores es la asignatura pendiente de América Latina; por eso el Congreso hace especial énfasis en la necesidad de establecer un marco común adecuado entre los países de la región, que pueda dar una respuesta homogénea a las distintas problemáticas en base a los principios de colaboración e integración en todas las áreas de la Seguridad Vial, tan como ocurre en España con el resto de estados miembros de la Unión Europea.

América Latina conoce, sin embargo, casos de innovación en materia de Seguridad Vial, como el ejemplo de Brasil, pionero en regular el uso de simuladores en la obtención del permiso, o el de la utilización de herramientas tecnológicas para mejorar el aprendizaje o la reeducación de conductores.

También es necesario abordar casos específicos de la región latinoamericana, como el rápido incremento del parque automovilístico o el aumento de motociclistas, que exigen la toma de medidas concretas por parte de las administraciones públicas y los organismos de reciente creación.

En definitiva, este Inter CISEV ha servido para confirmar lo que en ISVIAL venimos apuntando desde que arrancara nuestro proyecto: la necesidad de la implicación total de todos los sectores de la sociedad (instituciones, empresas y usuarios) y la importancia de establecer marcos de colaboración entre los distintos países para replicar las políticas y medidas que ya estén funcionando. Sólo así podremos lograr los objetivos del Decenio en la comunidad iberoamericana.

FUENTES:

Web de Inter CISEV 2015

Anuncios